viernes, 11 de julio de 2014

Megapost sobre Mike Oldfield.

Estoy a punto de hacer algo redundante: postear un enláce a un post mío en taringa, cuando la mayor parte del tráfico de mi blog viene de ahí. Entonces, ¿Por qué lo hago? porque YOLO quiero hacer.

Como ya deben saber, mi ídolo musical, y compositorfavorito #1 es Mike Oldfield. Mi pasión no homoerótica hacia el es tál que me eché casi medio año en armar un superpost comentando, analizando, mencionando datos curiosos y el trasfondo de cada uno de sus 25 discos, mientras que a la vez hago una biogrfía suya usando la discografía como cronología.

Les dejo el quilombo en cuestión:

http://www.taringa.net/posts/info/17742216/Mike-Oldfield-el-post-que-se-merece.html

Ya que ahondamos en el tema, dejenme comentarles como lo conocí, ya que si de por sí es dificil conocerlo.

Yo nací siendo músico: mi abuelo toca el violín, el piano y algo de guitarra. Mi padre toca las flautas con un tono muy andino y la guitarra. Incluso tuvo un par de grupos de rock (incluso de esa época heredé uno de mis pedales de distorsión que tengo). Y desde pequeño crecí oyendo música de muchos tipos. Desde lo que se ponía de moda. las Spice Girls, Caballo Dorado y Límite, Ivvone Avilez con su patita de pollo, Aquamosh de Plastlina Mosh son cosas que recuerdo de mis tiernos años. Pero también mucho New Age y Rock Progresivo. La CDteca de mi padre que ponía mucho cuando era un mocoso tenía mucho de Neuronium, Dead Can Dance, Enya, Enigma, Mars Lassar, David Arkenstone, Jean-Michel Jarre, Vangelis etc.

Es lógico que de esos discos que ponían tus padres te quedaras con uno que te gustara y fuera tu primer disco. Aunque en teoría mi primer disco fue el de Aquamosh (donde sale el éxito Mr. P. Mosh), uno que recuerdo mucho, y, al igual que Aquamosh, aún sigue en mi biblioteca y lo oigo con frecuencia: Best of World Music.


Creo que con leer un poco lo que dice la portada
ya van haciendose una idea de por donde van los tiros.

Esto disco es el primero de una serie de compilados que Sony editó de musica New Age, World y demás géneros medio hippiosos. Al final conseguí los 5 (recuerdo que el 4 me lo regalaron cuando acabé segúndo de secundaria). Me gusta mucho sus canciónes, y a veces en mi reproductor pongo una lista con los 5 discos en aleatorio y a volar.

Pero el primero es el que destaca. Los demás los fuí consiguiendo con los años, pero desde siempre he recordado tener este (bueno, una versión pirata de "lobito records"), escuchadolo desde muy pequeño. Incluso (con el propósito original comercial de estos compilados y como cualquier otro), he comprado (y bajado) varos discos cuyas canciónes salen en este y los otros 4.

Este primero salió allápor el 99 o el 2000, no recuerdo bien. El chiste es que la selleción es variada y muy buena. Les dejo una lista de reproducción en YouTube con el disco y las canciónes en orden:


Como se darán cuenta, la tercera pista es la overtura de Tubular Bells, la ópera prima de Mike y su Gran éxito hasta la fecha (que justo estoy oyendo de ese disco mientras escribo esto). Pues bien, años más tarde, mis padres consiguieron el disco original, y lo que me llamó la atención fue que en el papelito de la portada venían las portadas de los álbumes de donde sacaron las canciónes. Ahora, Tubular Bell digamos que tiene una portada que no pasa muy desapercibida...



Bien, esa campana doblada se me qudó incrustada en la mente. No de esa manera en la que simpre piensas en ella, sino de la qu se queda ahí.

Pues a finales del año 2008 andaba por España, específicamente en Barcelona (En realidad me quedaba en un pueblo vecino, Granollers, pero esa es otra entrada), acompañando a mi padre. Justo estabamos por entrar al metro de Barcelona cuando pasamos al lado de una tienda de regalos, y afuera tenían uno de esos stands de discos giratorio


No era exactaamente como esta, sino una de esas de chapa de
metal donde los CDs están dentro con una puertita de
acrílico bajo llave, para poder ponerlo afuera.

 Ahí, en ese pequeño puesto de regalos perdido en una estación del metro de Barcelona, en ese estánte, en ese ángulo para que lo viera, estaba una copia de The Millennium Bell. No es el mismo disco, pero la forma de la campana me llamó mucho la atención.




Esa campana me sonaba (ba dum tss), y algún impulso místico-apoteósico me impulsoó querer conseguirlo. Mi padre muy amable accedió, y esa noche, en la casa de Granollers donde me quedaba, en la noche, con aún algo de Jet Lag y mi Discman escuché el disco. Vaya experiencia para mis pocos 12 años que tenía. Ahí es cuando Mike Oldfield entró en mi vida.

Lo más chistoso es que días después, creo que en la misma estación, también en el stand de una tienda de reglos tenían Tubular Bells III.



Ese se convirtió en mi tercer disco que conseguía por gusto propio, y mi segundo de Mike Olfield.






Y no he parado...